Vacío de autoridad en San Raymundo Jalpan

Un clima de confrontación, ingobernabilidad, hostigamiento y represión se está viviendo en San Raymundo Jalpan desde el primero de enero de este año, luego de que el supuesto edil Olegario Luis Benítez y su grupo de choque rompieran vidrios y candados para apoderarse del palacio municipal, sin el reconocimiento de la comunidad y cuando la situación electoral se dirime todavía por la vía legal.

Y es que el vacío de autoridad que se vive en esta demarcación es consecuencia de la torpeza del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO), que estableció primeramente que no hubo condiciones para realizar la elección por el principio de sistemas normativos internos, para después validar una asamblea espuria en perjuicio de la población.

Los habitantes de la demarcación están esperando la resolución del Tribunal Estatal Electoral de Oaxaca (TEEO), con el fin de normalizar la vida interna y la situación política del municipio, de lo contrario tendrán que recurrir al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Según documentos expedidos por el propio organismo electoral, actas levantadas por la autoridad municipal saliente e instrumentos notariales, además de una serie de videos y fotografías en poder de este medio de comunicación, en San Raymundo Jalpan se reventó la asamblea del 9 de octubre del año pasado al no haber condiciones de estabilidad y por la presencia de supuestos electores ajenos a la localidad, así como menores de edad.

Ese día, el representante del IEEPCO, Eleazar Morales y el presidente municipal en turno, René González Luis, tuvieron que abandonar el lugar ante el clima de violencia generado por el grupo de Olegario Luis Benítez, quien pretende apoderarse de los recursos públicos del ayuntamiento por las buenas o por las malas.

En el acta circunstanciada firmada y sellada por todo el cabildo, por la secretaria y la primera escrutadora de la mesa de los debates electos para la asamblea de usos y costumbres, se establece que el presidente de la mesa, Pedro Martínez Luis, empezó a alterar el orden a la hora de la votación por inclinarse a favor del candidato Olegario Luis y por permitir que participaran personas ajenas al municipio.

En consecuencia, la asamblea se tuvo que anular.

Inmediatamente los simpatizantes del contendiente Olegario Luis Benítez comenzaron a alterar el orden público mostrando insultos a los ciudadanos de la población e intentaron retener a la C. Eloísa Vásquez Hernández, secretaria de la mesa de los debates, quien resguardaba las hojas de la lista de asistencia de la asamblea”, relata el acta donde se establece que no hubo condiciones.

Sin embargo, el grupo del señor Olegario Luis, con respaldo de un notario contratado “a modo”, realizó el mismo 9 de Octubre una asamblea por la tarde y se auto-nombró presidente municipal, a pesar de que corresponde a las autoridades municipales convocar y hacer pública la invitación a la elección consuetudinaria.

A pesar de que esta segunda asamblea se vio manchada por las huestes de Olegario Luis, quienes se aparecieron con palos y machetes para hostigar a los asistentes, finalmente el procedimiento se terminó en un clima de relativa tranquilidad con la victoria de Mariano Martínez Mendoza, quien fue electo como presidente municipal.

Del mismo modo, como síndico ganó la elección Orlando Hernández y como regidor de hacienda Javier Méndez; como regidores de obras, educación y salud fueron electos Evelin Méndez, Blanca Mendoza y Vanesa Benítez, respectivamente.

Pese a este procedimiento, los consejeros del IEEPCO incurrieron en una torpeza el día 23 de diciembre a las 04:00 horas de la madrugada en una sesión tácitamente “a oscuritas”, donde validaron diversas elecciones por sistemas normativos internos, entre ellas la de San Raymundo Jalpan, pero no la asamblea legal del 6 de Noviembre, sino la realizada irregularmente la tarde del 9 de Octubre.

La ciudadanía está molesta por este cambio del IEEPCO, por lo que solicitó no acreditar a Olegario Luis.
La ciudadanía está molesta por este cambio del IEEPCO, por lo que solicitó no acreditar a Olegario Luis.